Tema 29. Primeros Auxilios: Contusiones, Heridas, Hemorragias, Quemaduras y Traumatismos


Los primeros auxilios son gestos o medidas de ayuda que se proporcionan a una persona herida que puede haber sufrido un accidente (Ej. Accidente de tráfico, atropello, etc.) o una enfermedad inesperada (Ej. Accidente cerebrovascular -ictus-, infarto, etc:). Pueden ser iniciados por cualquiera en cualquier situación.

Accidente se define como "Toda lesión corporal que se deriva de una acción violenta, súbita, externa y ajena a la intencionalidad de la persona"

El Grupo de Trabajo Primeros Auxilios del ILCOR, define “los primeros auxilios como las conductas de ayuda y cuidados iniciales que se proporcionan ante una enfermedad o lesión aguda”

La persona que presta los primeros auxilios deberá estar formada en dicha atención y además deberá:
  • Reconocer, evaluar y priorizar la necesidad de los primeros auxilios
  • Proporcionar cuidados utilizando los medios apropiados
  • Reconocer las limitaciones, no se debe hacer aquello de lo que no se esté seguro
  • Actuar inmediatamente avisando los servicios médicos de urgencia 
Nunca se abandona a un herido y se le estará prestando auxilio hasta que llegue el personal sanitario
Los objetivos de los primeros auxilios son:
  • Preservar la vida
  • Aliviar el sufrimiento
  • Prevenir una siguiente lesión
  • Promover la recuperación

P.A.S. (Proteger, Avisar y Socorrer, en este orden) es la norma básica que ha de seguir la persona que preste los primeros auxilios.
  1. Proteger, a la persona que vaya a proporcionar los primeros auxilios,  a la víctima o víctimas (no saltaremos por encima del herido, ni tampoco se pasarán objetos por encima de ellos) y el entorno (no dejar acercar a curiosos que no van a hacer nada, señalizar la zona cuando se trata de un accidente de tráfico, etc.
  2. Avisar a los servicios de emergencia, 112, 061, etc. Dando la mayor información posible.
  3. Socorrer aplicando los protocolos de primeros auxilios En el caso que hubiera más de una víctima habrá que realizar el triaje. (Siempre se comenzará por la víctima que más se pueda beneficiar de nuestra ayuda).
Como debemos colocar a las víctimas después de la primera evaluación:
  • Si no responde, pero si respira se le colocará en posición lateral de seguridad o también llamada posición de seguridad.
  • Cuando no responde, no respira o sufre de traumatismo, la posición lateral de seguridad no es apropiada, en caso de realización de una resucitación (R.C.P) se posicionará en decúbito supino, siempre que no haya otras lesiones que lo impidan.
  • En víctimas de shock, la posición más adecuada es la de trendelemburg, en caso de que no se pueda realizar como tal, se elevarán las piernas de la persona afectada, siempre que no haya evidencia de traumatismos.






CONTUSIÓN
Lesión o daño causado por un golpe en el que no existe rotura de la piel, pero sí que existe de los vasos sanguíneos. Se considera una herida cerrada
  • Contusión de 1º grado o leve, el golpe produce rotura de capilares y pequeños vasos sanguíneos superficiales, lo que origina un eritema, el típico “cardenal” de color violáceo, provocando dolor al tacto. (ej. El chichón).
  • Contusión de 2º grado, el golpe es más fuerte, provocando la rotura de vasos sanguíneos mayores, causando un hematoma, la zona se inflama causando dolor.
  • Contusión de 3º grado, son los más característicos en accidentes de tráficos, causados por golpes que pueden llegar a provocar la necrosis de la zona afectada, esta se manifiesta fría, dura e inflamada por la falta de riego sanguíneo. También pueden provocar fracturas y daños de órganos internos.
Los primeros auxilios que se aplicarán cuando nos encontremos con una contusión será:  la aplicación de frío local o hielo, elevar la zona afectada y traslado a un centro sanitario.
El hielo nunca se aplica de forma directa sobre la piel ya que pude causar otras lesiones

HERIDA
Lesión en la que existe rotura de la piel, como consecuencia de un golpe, un corte, una caída, un disparo, un roce, por cirugía, etc. lo que conlleva posibles infecciones u otro tipo de daños. Son heridas abiertas y se clasifican por la forma, profundidad, extensión, localización y grado de asepsia.

Tipos de heridas según su FORMA
  1. Incisas, producidas por objetos afilados y cortantes, los bordes de la piel son limpios y lineales, aunque el sangrado suele ser abundante, la hemorragia (escasa, moderada o cuantiosa) dependerá de la cantidad de vasos sanguíneos seccionados. La gravedad dependerá de la extensión y de la profundidad de la misma. Existe poco riesgo de infección en este tipo de heridas.
  2. Punzantes, las ocasionan objetos puntiagudos (puntas, clavos, anzuelos, agujas, etc.), suelen ser dolorosas, pequeñas y profundas, la hemorragia escasa. Riesgo de infección.
  3. Contusas, producidas por un traumatismo con un objeto romo, es decir, no cortante, los bordes de la herida suelen ser irregulares, al igual que el sangrado
    • Laceración. Heridas por avulsión o arrancamiento Las heridas se producen por el impacto de un objeto, el cual actúa arrancando los tejidos de una forma parcial (colgajo) o total, con pérdida de masa o no. Heridas por avulsión:
      1. Scalp (arrancamiento del cuero cabelludo). Herida de trayecto tangencial que levanta un colgajo cutáneo de patrón vascular variable
      2. Por mordedura, tanto humana como animal
      3.  Avulsión dental
    • Abrasión. Ulceración de la piel o de las mucosas por quemadura o traumatismo. (Ej. Raspones)
      1. Escaras, conocidas por úlceras por presión, son heridas que se producen cuando se ejerce presión, roce o abrasión por deslizamiento, produciendo necrosis isquémica
    • Por arma de fuego
    • Por asta de toro
    • Amputaciones
Una herida torácica abierta no hay que cubrirla ni aplicar vendaje, ya que se puede causar un neumotórax (entrada de sangre en la cavidad pleural), se controlará la hemorragia con presión directa
Heridas Profundas: Perforantes, atraviesan el cuerpo; Penetrantes, penetran alguna cavidad como la boca, abdomen, vagina, etc.

 ¿Qué debemos hacer ante una herida?
  • Lavar la zona con agua a chorro, así de esta manera se podrá eliminar los cuerpos extraños que pudieran estar incrustados en ella. Se utilizará una gasa estéril para limpiar la herida y se hará del centro de la herida hacia fuera.
  • Utilizar un antiséptico (povidona yodada), no se usará ni agua oxigenada ni alcohol sobre la herida.
  • Las heridas producidas por navaja, puñal, cuchillo, etc. y que se encuentre clavado en la víctima, no se quitará, ya que al retirarlo podemos producir daños mayores en tejidos u órganos adyacentes.
  • Cubrir las heridas con un vendaje protector y limpio para evitar la infección.

HEMORRAGIA

Es la salida de sangre de los vasos sanguíneos causada por su rotura Puede ser interna, externa o que salga por los orificios naturales (exteriorizada) y a su vez, esta puede ser, arterial, venosa o capilar.
  1. Arterial, debida a la rotura de una arteria y se caracteriza por que la sangre sale a borbotones (por el ritmo del corazón) y su color es rojo
  2. Venosa, causada por la rotura de una vena, la sangre sale de forma continua y lenta y el color es rojo oscuro
  3. Capilar, motivada por la rotura de los capilares, la sangre sale en forma de sábana (a puntitos) continua y lentamente
Cuando estemos frente a una víctima con una hemorragia externa lo que debemos hacer es comprimir la herida con gasas o paños limpios, durante 10 minutos, si sigue sangrando se añaden más gasas sin retirar las que ya pusimos y sin dejar de comprimir.

La gravedad de una hemorragia se valora por la edad y el estado psíquico de la víctima y el volumen de sangre perdido. (Una de las hemorragias graves es la producida por lesiones vasculares de extremidades que pueden originar una gran pérdida de sangre).

Las personas que sufren una hemorragia presentan palidez, sudoración fría, pulso rápido y débil. Ante la existencia de grandes hematomas debemos tener la sospecha de que puede existir una hemorragia interna.

Protocolo de actuación frente a una hemorragia interna:
  • Colocar al paciente en la posición trendelemburg  por posible shock hipovolémico
  • Liberar a la víctima de la ropa apretada
  • Abrigar a la victima
  • Nunca dar de beber
  • No realizar torniquetes, salvo amputación
Se recomienda utilizar un torniquete cuando la presión directa de la herida no puede controlar una hemorragia externa grave en una extremidad. Es necesaria la formación para garantizar la aplicación segura y eficaz de un torniquete
  • Vigilar constantes
  • Traslado inmediato a un centro sanitario
Hemostasia -coagulación-. Contención o detención de una hemorragia ya sea por medios naturales  o artificiales 




QUEMADURA
Es una herida o lesión que afecta a la piel y a otros tejidos producida por la acción de un agente térmico (calor directo, fricción, eléctrico, líquido, radicación, agentes químicos, etc.) que puede ser más o menos grave dependiendo de la causa, la extensión, la profundidad o la localización.

Las quemaduras se clasifican según la profundidad en:
  1. Quemaduras de primer grado. Aquellas que afectan a la epidermis, la capa más superficial de la piel, produciendo eritema sin formación de ampollas, con dolor e hinchazón (el color de la piel es rosado).
  2. Quemaduras de segundo grado. Afectan a la dermis, produciendo ampollas (flictenas) y caracterizadas por el color rojizo de la piel, dolor e hinchazón de la zona afectada es mayor que en las de primer grado.
  3. Quemaduras de tercer grado. Son las más graves, afectando a la capa más interna de la piel, la hipodermis, produciendo necrosis en los tejidos, se caracterizan por el color blanquecino de la piel o negruzco (chamuscado, carbonizado), este tipo de quemaduras no producen dolor debido a la destrucción de las terminaciones nerviosas.
La clasificación de las quemaduras por su extensión, se expresa por un porcentaje de la superficie del cuerpo quemado,  para ello se utiliza la Regla de Wallace (La regla de los 9), válida para adultos y niños mayores de 16 años.

La regla de los 9 fue ideada por Pulaski y Tennison en 1947 y publicada por Wallace en 1951



Actuación ante un quemado:
  • Alejar a la víctima de la fuente de calor
  • Sofocar el fuego de la persona en llamas cubriéndolo con mantas o bien hacer que ruede por el suelo, lo que debemos evitar es que corra
  • Tranquilizar a la víctima
  • Se retira la ropa de la víctima, la pegada al cuerpo no
  • Enfriar las quemaduras térmicas cuanto antes para aliviar el dolor, la reducción del edema y la infección, para ello se utilizará agua durante 10 minutos, siempre con precaución de no causar hipotermia en casos de grandes quemaduras.
  • No pinchar ampollas
  • No aplicar ningún tipo de crema o pomada
  • No dar ningún tipo de líquido
  • Vigilar constantes
  • Cubrir con apósitos estériles poco apretados y trasladarla al hospital





Ante una víctima de quemaduras y en parada, comenzaremos primero con 5 insuflaciones de rescate y a continuación se realiza la R.C.P. (30/2) durante 1 minuto, pediremos ayuda y llamaremos al 112, continuando con la R.C.P. hasta que llegue el equipo de emergencias extrahospitalarias, el tiempo utilizado para la reanimación será mayor (45 minutos) que en los pacientes con P.C.R.
Una de las quemaduras más peligrosa es la que afecta a cara y cuello,  ya que puede afectar a las vías respiratorias

TRAUMATISMO
Cualquier acto involuntario, violento e inesperado que provoca una lesión corporal, tanto física como psicológica. Los traumatismos físicos afectan a los tejidos, huesos y músculos.



FRACTURAS
Los signos más característicos de una fractura son deformidad, crepitación, contracción muscular y coloración azulada de la piel. Siendo los síntomas: dolor, pérdida de funcionalidad e hipersensibilidad en la zona afectada.

Protocolo de actuación:
  • Comprobación de las constantes (consciencia, respiración y pulso)
  • Si el paciente está consciente, escucharle, él nos contará lo que le ha sucedido y donde le duele
  • Quitar anillos, relojes o pulseras
  • Comprobar si hay pérdida de sangre si la fractura es abierta, deberemos cohibir la hemorragia cubriendo la zona con apósitos estériles
  • No se debe controlar la hemorragia externa grave mediante presión proximal o elevación de la extremidad
  • Se inmoviliza la zona sin reducir la fractura, nos podemos ayudar del propio cuerpo para ello (Ej. Si es un dedo el que está roto lo podemos inmovilizar sujetándolo junto a otro dedo sano, un brazo junto al tronco, etc.)
  • Se protege la extremidad lesionada
  • El paciente tiene que ser movilizado con extremo cuidado para no agravar las lesiones existentes o provocar nuevas
  • Traslado a un Centro Sanitario

La realineación de fracturas solamente debería ser realizada por aquellos específicamente formados para realizar este procedimiento.

Ante una lesión cervical espinal, no se recomienda el uso del collarín cervical en la aplicación de primeros auxilios. Cuando hay sospecha de una lesión de la columna cervical, se debe mantener de forma manual la cabeza en una posición que limite el movimiento, hasta que la victima sea entendida por personal sanitario. 

Maniobra de Rautek. Es la maniobra que se realiza para sacar a una persona de un coche accidentado cuanto antes (vehículo ardiendo, a punto de caer, el paciente se encuentra en parada, etc.).





BIBLIOGRAFIA
· Guía de la AHA para RCP y ace de 2015
· Recomendaciones_ERC_2015_Resumen_ejecutivo 
· www.oposiciones-sanidad.com
· Tipos de Heridas Prof. Dr. Luís del Río Diez

sonsoleslc@ Publicado 27 de mayo de 2018



3 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Hola
      En el siguiente enlace puedes ver como se realiza la maniobra de RauteK.
      http://ceis.antiun.net/cursos/curso_online-sanitarios/resources/pantalla8-MANIOBRA_DE_RAUTEK.pdf

      Eliminar