Tema 25. Actuación del Celador con el Paciente Psiquiátrico

La salud mental se define como un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad.

La OMS (Organización Mundial de la Salud), en 1948, define salud como un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades. Englobando en este concepto a la salud mental.

En 1986, a través de la Ley General de Sanidad, es cuando en España se produce la plena integración y equiparación del enfermo mental en el sistema sanitario general. Desarrollando servicios de rehabilitación y reinserción social para una adecuada atención integral de los problemas del paciente mental, teniendo una consideración especial la psiquiatría infantil y la psicogeriatría.

Entendemos por PSIQUIATRÍA, la rama de la medicina que tiene por objeto el estudio, diagnóstico, tratamiento y prevención de las enfermedades mentales.

La psiquiatría trata ciertos trastornos de la personalidad y la conducta y también trata de evitar y poner remedio a ciertas variantes psíquicas anormales como la Psicosis y la Neurosis.
  1. Neurosis. Trastorno psíquico donde la persona conserva el juicio de la realidad, se da cuenta de sus problema, es consciente de su enfermedad y solicita ayuda psicológica o psiquiátrica. En este grupo se encuentran los trastornos depresivos, trastornos de ansiedad, trastornos disociativos, trastornos de personalidad, la depresión, las fobias, el síndrome de Burnout, el síndrome de pánico, etc. 
  2. Psicosis. Enfermedad mental grave caracterizada por la deformación de la realidad. Las personal que padecen este tipo de enfermedad o trastorno necesitan tratamiento psiquiátrico y algunas de ellas también internamiento. Las más características son la esquizofrenia y el trastorno de afecto bipolar. 

FUNCIONES DEL CELADOR EN LA UNIDAD DE PSIQUIATRÍA
  • Vigila la puerta de acceso a la unidad controlando las entradas y salidas, no permitiendo el acceso más que a personas autorizadas y cuidando no introduzcan comidas, bebidas u objetos que pudieran resultar peligrosos o no autorizados.
  • Colabora con el resto del personal de que los enfermos no hagan un uso indebido de los enseres, de la ropa, evitando su deterioro.
  • Tramitará y conducirá sin tardanza las comunicaciones verbales, documentos y objetos que les sean confiados por sus superiores.
  • Trasladarán de unos servicios a otros los aparatos o mobiliario que se le indique.
  • Cuida del entorno del paciente creando un buen ambiente de luz y sonido,levantando persianas por la mañana y bajándolas por la noche.
  • Vigila el orden y la armonía de los pacientes.
  • Cuidará continuamente por conseguir el mayor silencio posible en todas las dependencias de la unidad, respetando los horarios de sueño.
  • Controla la estancia y la circulación de los familiares y visitantes en las habitaciones de los enfermos y en las zonas comunes, evitando toda aquella acción que perjudique al propio paciente o al orden de la unidad.
  • Ayuda al aseo de los pacientes que no puedan hacerlo solos.
  • Vigila que todos los pacientes realicen el aseo personal fomentando una correcta adecuación en el vestido y maquillaje.
  • Estará encargado de acudir al servicio de farmacia a recoger el pedido, incluyendo el traslado de medicamentos de la planta de hospitalización a la farmacia.
  • Acompaña a los pacientes, junto con el personal sanitario, a los paseos por el exterior del recinto hospitalario.
  • Estimula la actividad física de los pacientes.
  • Controla el suministro y consumo de tabaco. (Está permitido fumar en la Sala de Fumadores y en las zonas ajardinadas externas)
  • Se abstendrá de hacer comentarios con los familiares y visitantes de los pacientes sobre diagnósticos, exploraciones y tratamientos que se estén realizando a los mismos y mucho menos sobre los pronósticos de su enfermedad, debiendo siempre orientar las consultas hacia el médico encargado de la asistencia del enfermo.
  • Colaborará con el personal sanitario a a contención mecánica de pacientes agitados.
  • Traslada pacientes a las unidades y consultas del centro como a otras instituciones que sea preciso.

CLASIFICACIÓN DE LAS UNIDADES DE PSIQUIATRÍA

La atención a los problemas de salud mental de la población se realizará potenciando los recursos asistenciales a nivel ambulatorio, los sistemas de hospitalazación parcial y la atención a domicilio con el fin de reducir al máximo la hospitalización.

Los servicios de salud mental y de atención psiquiátrica del sistema sanitario general estarán en coordinación con los servicios sociales para cubrir la prevención primaria y atender los problemas psicosociales que conllevan la perdida de la salud.


Los recursos asistenciales en salud mental son todos los dispositivos disponibles para la asistencia y la rehabilitación del paciente psiquiátrico.

1. DISPOSITIVOS SANITARIOS
  • Centro de salud. Los centros de salud de atención primaria serán la vía de acceso a las diferentes estructuras en atención psiquiátrica.
  • Unidad de hospitalización. Las unidades de hospitalización son plantas asistenciales situadas en los hospitales generales para el ingreso del paciente psiquiátrico agudo. Se denominan unidades de corta estancia.
  • Hospital de día. Se trata de una hospitalización parcial donde se presta una atención terapéutica (psicoterapia, terapia ocupacional, socio-terapia, etc.). El tratamiento suele durar de 6 a 12 meses y se realiza, por lo general, en horario de 9 a 17 horas, permaneciendo el resto del tiempo en el domicilio.
2. DISPOSITIVOS INTERMEDIOS REHABILITADORES
  • Centro de día. Centro dedicado a la rehabilitación psicosocial del paciente crónico en situación de dependencia o con medio socio-laboral desestructurado, con el fin de recuperar la autonomía y así poder incorporarse a la sociedad.
  • Centro de media estancia. Centro rehabilitador perteneciente al nivel terciario cuyo objetivo es la rehabilitación del paciente tras pasar por un ingreso de 6 a 12 meses.
  • Centro de larga estancia. Centro dedicado a la atención de pacientes que no pueden seguir ningún tratamiento rehabilitador, pacientes sin autonomía y sin recursos socio-familiares. 
  • Talleres ocupacionales. Centros donde se ofrece terapia ocupacional a pacientes derivados de otros recursos asistenciales con el fin de orientarlos y acercarlos al mundo laboral alcanzando así la independencia funcional de la persona.
  • Pisos protegidos. Recurso rehabilitador de carácter terciario, donde en régimen de convivencia de grupo y bajo la supervisión de un trabajador social, los pacientes llevan una vida completamente autónoma, aunque la estancia tiene carácter transitorio, para algunas personas puede llegar a ser permanente, debido a la falta de recursos sociales, laborales y familiares.





El celador en la unidad de psiquiatría ante la situación de un paciente agitado o agresivo deberá adoptar las siguientes normas generales de actuación:
  • Llamar inmediatamente a la enfermera de la unidad
  • Separar al paciente agitado del resto de enfermos
  • Cuidar que la habitación del paciente esté iluminada suavemente
  • Se evitará en lo posible el exceso de voces y timbres (se hablará en un tono bajo)
  • Mantener la seguridad, tanto del paciente como del personal sanitario y no sanitario

TIPOS DE REDUCCIÓN DEL PACIENTE PSIQUIÁTRICO



Al paciente psiquiátrico se le puede reducir de tres formas posibles:

1. Reducción farmacológica, se realiza a través de medicación suministrada al paciente, y puede ser:
  • Paliativa, al paciente se le administra por vía oral o intramuscular un medicamento que reduce parcialmente su estrés, ansiedad, angustia, agitación o agresividad.
  • Resolutiva, al paciente se le administra un fármaco generalmente por vía intravenosa. (El celador destinado en la unidad de psiquiatría nunca administrará medicación al paciente)
2. Reducción física, procedimiento de inmovilización del paciente psiquiátrico violento que con su actitud puede causar daño a sí mismo o a los demás, debe realizarse siempre por varias personas.
El paciente reducido puede que también precise de una reducción farmacológica y contención mecánica, siendo el facultativo quien lo prescriba.

3. Reducción verbal, se realiza a través de la comunicación con el paciente, interviniendo dos o más participantes y haciendo uso tanto del lenguaje verbal como del no verbal.

Actitud que se debe tomar frente al paciente agitado:
  • Hay que mostrar una actitud positiva, ganarse se confianza, mostrarles sus cualidades y habilidades fortaleciendo su autoestima, para que de esta forma tenga la necesidad de comunicarse con su interlocutor y siempre manteniendo un tono de voz a un ritmo relajante, controlando el volumen y la modulación de la voz.
  • No se debe cortar la conversación, ni generalizar.
  • Se evitarán en todo momento las amenazas, tanto con la palabra como con la acción de las manos.
  • Se debe hablar con claridad, sin hacer uso de palabras técnicas.
  • Realizar una escucha activa, pidiéndole su criterio realizando preguntas y específicas.
  • Se debe respetar en todo momento el círculo de seguridad del paciente.
  • Se evitará hacer movimientos bruscos.

Ante una actitud verbalmente hostil, nos encontramos con varias fases o estados, es los que se llama la Curva de la Hostilidad, descrita como "una actitud hostil o agresiva denotando una activación emocional del que podemos predecir su evolución que sigue un patrón determinado" por Allaire y Mc Nelly en 1983.



Fases de la Curva de la Hostilidad
  1. Fase Racional. La mayor parte de los pacientes suelen tener una actitud razonable, manteniendo un nivel emocional adecuado para discutir cualquier problema.
  2. Fase de Disparo o Salida. Sucede cuando un acontecimiento imprevisto aparece y la persona se dispara, surgiendo sus emociones y sentimientos, mostrando irritación, enojo, enfado, etc. Cualquier intento por hacer razonar a la persona enojada suele fracasar, la mejor opción es escuchar.
  3. Fase de Enlentecimiento. La irritación no suele durar siempre, si no existe una provocación posterior, la reacción de disparidad o contrariedad se va agotando y el paciente comienza a venirse abajo. 
  4. Fase de Afrontamiento. Es el momento en el que la persona que ha estado escuchando al paciente puede intervenir, sin juzgar. El interlocutor debe empatizar y reconocer el estado emocional del paciente, todo ello puede contribuir a que se extinga la hostilidad y aparezca la fase de calma.
  5. Fase de Enfriamiento. Si se ha dicho algo empatizante, la persona se enfriará y llegará a calmarse. El paciente se enfría, se calma en le momento que se ha visto escuchada y reconocida en su sentimiento.
  6. Fase de Solución. El paciente vuelve al nivel raciona del que salió. Es el momento adecuado para afrontar el problema.
Para afrontar cualquier hostilidad en un paciente hay que intentar:
  1. Escuchar -escucha activa-
  2. Empatizar
  3. Preparar la situación
  4. Ser recompénsante 
  5. Expresar sentimientos
  6. Emplear mensajes "yo"
Las cuatro primeras actitudes reducen la hostilidad, las dos últimas pretenden hacer ver al paciente el daño que puede producir su actitud hostil en las relaciones interpersonales.

El plan de actuación a seguir ante un paciente psiquiátrico se determinará atendiendo a la información recogida en la exploración psiquiátrica.

CONTENCIÓN MECÁNICA

En ocasiones es preciso inmovilizar a un paciente debido a la conducta agresiva, violenta y agitada que muestra, siendo una amenaza para él o para el resto de las personas, en estos casos será el médico quien prescriba la sujeción mecánica. Dicha actuación la debe realizar todo el personal. -El celador debe colaborar en la sujeción del paciente-

la inmovilización o contención mecánica (sujeción mecánica) es una medida terapéutica excepcional dirigida a la inmovilización parcial o total de la mayor parte del cuerpo de un paciente que lo precise, se realiza para garantizar su seguridad o la de las demás personas que están a su lado (familia, pacientes, personal sanitario, personal no sanitario, etc.) y cuando las demás medidas de contención hayan fracasado (farmacológica y verbal)

Será necesaria la implicación de 4 o 5 personas, ocupándose cada uno de ellos de un miembro del paciente (mínimo 4 personas). Para proceder a la retirada de la sujeción mecánica -autorizada siempre por el facultativo- será necesaria la colaboración de 4 personas y se hará de forma escalonada.

Se precisa para ello un juego de correas homologadas, compuesto por:
  • Cinturón ancho abdominal
  • 2 sujeciones para los miembros superiores (muñecas)
  • 2 sujeciones para los miembros inferiores (tobillos)
  • Alargaderas para poder fijar mejor las contenciones a la cama
  • Botones o anclajes suficiente para todas las sujeciones anteriores
  • Botones de sujeción y sus correspondientes cierres de imán o de muelle


INGRESO HOSPITALARIO DEL PACIENTE PSIQUIÁTRICO

En los procesos de internamiento por razón de trastorno psíquico puede ocurrir que este no sea voluntario, es decir, que no lo decide el paciente, en estos casos se requerirá autorización judicial previa de dicho internamiento, salvo que por razones de urgencia sea necesario el ingreso del paciente de forma inmediata a un centro psiquiátrico, por lo que se comunicará al juez dentro del plazo de 24 horas.
Lo ideal es que el paciente acceda al ingreso de forma voluntaria.

No se efectuará el traslado de un paciente agitado hasta que no se garantice su seguridad


El celador destinado en la unidad de psiquiatría debe estar familiarizado con el tipo de paciente internado en dicha unidad, por lo que de un modo somero se explica a continuación algunas de las patologías padecidas por el enfermo mental.

Existen varios tipos de trastornos mentales manifestándose de forma distinta cada uno de ellos, si bien todos ellos se caracterizan por la combinación de alteraciones del pensamiento, la percepción, las emociones, la conducta y las relaciones con los demás.

Podemos distinguir entre ellos la depresión, el trastorno afectivo bipolar, la esquizofrenia y otros psicosis, la demencia, los trastornos del desarrollo.






ESQUIZOFRENIA 
Trastorno mental grave caracterizado por una distorsión del pensamiento, las percepciones, las emociones, el lenguaje, la conciencia de sí mismo y la conducta. Existencia de delirios y alucinaciones como oír voces, etc. afectando el desempeño educativo y laboral.

DEMENCIA
Síndrome, generalmente de origen crónico o progresivo, que se caracteriza por el deterioro de la función cognitiva, es decir, la capacidad para procesar el pensamiento y que suele ir acompañado de una  disminución del control emocional, el comportamiento social o la estimulación. La demencia afecta a la memoria, el pensamiento, la orientación, la comprensión, el cálculo, la capacidad de aprendizaje, el lenguaje y el juicio. Las personas con demencia tienen dificultad para llevar a cabo las tareas cotidianas, tienen dificultad con las palabras y los números, se sienten intrusos en su propia casa, su entorno familiar no lo reconocen, pérdida de memoria y presentan cambios en el humor y en el comportamiento. Aunque la demencia está asociada a la edad, no constituye una consecuencia normal del envejecimiento.

Tipos de demencia:
  1. Alzheimer (la forma más común de demencia). Trastorno cerebral que se caracteriza por la pérdida progresiva de habilidades intelectuales y sociales.
  2. Demencia Vascular. Trastorno cerebral que se identifica por la pérdida de memoria y la dificultad par pensar, provocado por daños cerebrovasculares.
  3. Demencia con cuerpos de Lewy. Síndrome degenerativo y progresivo del cerebro. Ocurre cuando se acumulan unas estructuras anormales de proteínas en el interior de las células nerviosas, que reciben el nombre de cuerpos de Lewy. Los síntomas más comunes son los cambios en el estado de alerta y de atención, problemas de movimiento, alucinaciones, rigidez muscular, pérdida de memoria. (La enfermedad de Alzheimer y de Parkinson tienen síntomas similares a la demencia con cuerpos de Lewy).
  4. Demencia frontotemporal. Grupo de demencias progresivas y degenerativas del lóbulo frontal del cerebro, cómo la enfermedad de Pick, que afectan principalmente a la personalidad, al comportamiento y al habla (dificultad de expresar y entender el lenguaje).


DEPRESIÓN
Trastorno mental asociado a un trastorno de ansiedad, caracterizado por la presencia de tristeza, perdida de interés o placer, sentimiento de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño, sensación de cansancio, falta de concentración, trastorno alimentario. La depresión dificulta la práctica de la vida diaria, afectando a la capacidad de trabajo, del estudio, de la productividad, etc. llegando a empujar al suicidio en situaciones de depresión grave y que afecta a personas de todas las edades y condiciones sociales.
La depresión es la principal causa mundial de discapacidad y contribuye de forma muy importante a la carga mundial general de morbilidad.
TRASTORNO AFECTIVO BIPOLAR
Trastorno caracterizado por la alternancia de episodios maníacos y depresivos con periodos de estado de ánimo normal. Los episodios de manía se caracterizan por un estado de ánimo exaltado, existencia de hiperactividad, autoestima elevada, verborrea, falta de sueño.

TRASTORNOS DEL DESARROLLO
Suelen aparecer en la infancia y pueden perdurar hasta la edad adulta. Son un conjunto de alteraciones del comportamiento social caracterizados por retrasos en diferentes áreas del desarrollo (sonreír, sentarse, comer, caminar, hablar, leer, escribir, etc.) dificultando la realización de las actividades normales diarias correspondientes a su edad.


FUENTE
· Organización Mundial de la Salud
· Ley 1/2000, de 7 enero, de Enjuiciamiento Civil

sonsoleslc@ Publicado 18 de abril de 2018

2 comentarios:

  1. En el cuadro de internamiento involuntario urgente, no entiendo como al final de la informacion si sigue el internamiento , decidido por control judicial cada 6 meses sigue internamiento.... y posterior alta?? mientras que el que no sigue internamiento no pone nada. agradeceria que me explicaran. gracias, un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el caso de un internamiento no voluntario urgente requiere autorización judicial, siendo el responsable del centro donde se produce el internamiento de comunicarlo al juez en un plazo de 24 horas, cuando el tribunal ratifica el internamiento, serán los facultativos que atienden a la persona los que emitan los informes sobre la necesidad de mantener la medida, que se hará como norma general cada seis meses. Pero es el tribunal, una vez recibidos dichos informes, quien acordará si procede la continuación o no del internamiento.
      Independientemente si los facultativos responsables de la asistencia del paciente consideran que no es necesario mantener el internamiento, darán el alta al paciente comunicándolo al tribunal competente.
      Espero haberte resuelto la duda

      Eliminar